Normas editoriales cabezal
ISSN 2075-6046
cabezal_01 cabezal_02 cabezal_07 cabezal_10
mayo-agosto, 2015
XXII 
 
inicio documentos clasicos avances eventos
articulos
resennas
autores
 
 
Los Estados Unidos y otros temas martianos en la exégesis de Hebert Pérez Concepción
Israel Escalona Chadez

El solo hecho de que Hebert Pérez Concepción retome aristas que ha tratado con tanta autoridad, con la publicación del libro Sobre los Estados Unidos y otros temas martianos, constituye una motivación para la lectura.

Desde que supimos que el entrañable profesor había compilado una parte de su producción investigativa dedicada a escudriñar la obra martiana, apoyamos el proyecto, que definitivamente nos entrega la Editorial Oriente.

Como bien indica el título, los escritos reunidos en este volumen versan sobre la visión de José Martí con respecto a los Estados Unidos y a otros temas.

De los veintiún trabajos compendiados, once —estudios o ensayos sobre aspectos esenciales del pensamiento martiano— se agrupan bajo el título “Indagaciones” , el resto de los escritos, incluidos en la segunda parte “Pláticas y textos breves”, son conferencias, charlas, intervenciones en paneles especializados, artículos, elogios y prólogos.

Del total de trabajos, nueve tratan de manera más directa la posición de Martí con respecto a sucesos y personalidades de la sociedad norteamericana de la segunda mitad del siglo XIX, y su exégesis desde la contemporaneidad. El autor, con su habitual modestia, nos recuerda, en el breve texto introductorio que tituló “José Martí, patrimonio de la nación”, cómo se aproximó a las investigaciones martianas con el fin de “comprender mejor mi propia época y a interpretar mi experiencia personal en aquel país”, donde —ha de recordarse— Pérez cursó sus años de estudiante universitario hasta egresar en calidad de Bachelor of Arts History de la Duke University (Carolina del Norte), en 1963.

Recrea Hebert Pérez además, en el citado texto, cómo llegó al tema de lo que luego sería su tesis doctoral: “José Martí y la práctica política norteamericana (1881-1889)”, y que más tarde fuera publicado como libro por la Editorial Oriente, y añade: “Más que pretensiones académicas, el interés en la divulgación de algunos aspectos del patrimonio martiano, particularmente con la percepción de la realidad norteamericana, nos mueve a la publicación de este texto”.[1]

No es un secreto que luego del 17 de diciembre de 2015 es preciso retornar, una vez más, al paradigma martiano. Es imposible la comprensión de las relaciones históricas entre Cuba y los Estados Unidos sin recurrir a la interpretación martiana. Y en tal sentido alcanzan mucho más valor los estudios que aporta Hebert Pérez.

En realidad, los estudios dedicados al análisis de estos teman complementan el libro José Martí y la práctica política norteamericana (1881-1889), donde señaló que la visión martiana sobre los Estados Unidos se encontraba aún: “[…] insuficientemente estudiada”,[2] y declaró que su propósito fue “además del análisis de los textos martianos sobre Estados Unidos y su comparación en diferentes momentos, una contraposición entre los escritos y el contexto histórico (estudiado en la bibliografía norteamericana principalmente), aun cuando este último, por razones de espacio y unidad narrativa, pocas veces se recoja en el texto del trabajo”.[3]

Debo insistir en lo oportuno de la reedición de este libro en las actuales circunstancias. Así se lo expresé a la Dra. María Caridad Pacheco, cuando, como parte de una ya tradicional colaboración intelectual, me consultó sobre algunas personas y textos que debían integrar el proyecto del Grupo interdisciplinario “José Martí y su visión acerca de los Estados Unidos de América” que lidera actualmente el Centro de Estudios Martianos.

Si de aquel libro ponderamos la acuciosidad en el análisis y el valor metodológico —sobre todo por la periodización aportada con respecto al objeto de su investigación, lo cual favorece la comprensión de la problemática estudiada—, sobre esta nueva entrega, que consideramos de continuidad interpretativa, se debe insistir en que el autor, consciente de que: “… los temas abordados de algún modo ya han sido tratados con acierto por estudioso[s] de su obra, pero el patrimonio martiano es inagotable y falta mucho por esclarecer y profundizar”,[4] se empeña en sistematizar y profundizar cuestiones que lo reclaman.

Como en sus estudios precedentes, el autor, en aras de fundamentar la visión totalizadora deseada, recurre a interpretaciones multidisciplinarias donde se entrecruzan el análisis formal del periodismo martiano, en especial las llamadas escenas norteamericanas, y la adecuada contextualización histórica y valoración del texto.

Ha sido muy buena la decisión de publicar, junto a escritos que se mantenían inéditos, trabajos de gran valor aparecidos originalmente en publicaciones periódicas, en volúmenes impresos en el exterior o en libros de las ediciones territoriales, que, por diversas razones, pueden haber pasado inadvertidos. En tal condición se encontraban los ensayos “Retrato martiano de Glover Cleveland”, “Martí sobre los Estados Unidos; Martí desde los Estados Unidos” y “‘La honda de David’. El ascenso del imperialismo norteamericano y la estrategia de José Martí para enfrentarlo”. Igualmente debe saludarse la inclusión de los prólogos a dos libros sobre temática martiana, piezas con las que el autor también sienta pautas en la realización del comprometido ejercicio intelectual.

De los otros temas martianos anunciados desde el título se debe recalcar que también se incluyen algunos de duradera presencia en los debates académicos en torno a José Martí, como su relación con el movimiento modernista, y otros relacionados con problemas sociales de mucha actualidad, como las concepciones éticas del Maestro y su posición sobre la temática de la mujer y el problema racial. Mención aparte merecen las investigaciones sobre asuntos menos sistematizados como “Haití en José Martí”.

No deben sorprenderse los lectores con la amplitud de temas desarrollados por el autor; todo lo contrario, es una muestra de su madurez intelectual y autoridad alcanzada en las investigaciones martianas. Ni tampoco debe asombrarles la diversidad de espacios socializadores en los que originalmente presentó algunos de los textos. Como intelectual comprometido con su tiempo, el actual investigador del Centro de Estudios Sociales Cubanos y Caribeños de la Universidad de Oriente está dispuesto a disertar sobre los más controvertidos temas ante el más selecto auditorio académico del país o allende los mares, y al mismo tiempo intercambiar en torno a la visión martiana sobre la mujer en un Comité de Defensa de la Revolución o sobre las concepciones educacionales de Martí en una jornada por el Día del Educador.

A Hebert Pérez los lectores les quedarán agradecidos por este libro contentivo de nuevas contribuciones que le harán pensar y repensar aspectos esenciales de la inmensa obra martiana. Justo es reconocer el trabajo de los que propiciaron la elaboración de esta obra: a los organizadores del proyecto “Las Ciencias Sociales y Humanísticas frente a los retos contemporáneos del desarrollo sociocultural local en Santiago de Cuba, potenciando el patrimonio”, liderado por la doctora Neris Rodríguez Matos, en el contexto del Programa de Colaboración que actualmente se desarrolla en la Universidad de Oriente con centros de la Educación Superior del Reino de Bélgica. Se debe agradecer la acostumbrada profesionalidad de la Editorial de Oriente, en especial de Natividad Alfaro, Abel Sánchez y Orlando Hechavarría en la edición, composición y diseño, respectivamente.

En Santiago de Cuba ha existido un sostenido empeño de los intelectuales por defender y promover el legado de José Martí. Hace poco, gracias al historiador artemiseño Daniel Suárez, tuve acceso a una carta enviada por Rafael Argilagos a Manuel Isidro Méndez el 18 de mayo de 1940, donde le insistía: “Hay que dar, con alma martiana, todo lo que se tenga del ‘gran desinteresado’. Yo lo he dado todo. Lo sigo dando (….). Si él fue de todos, nosotros sus discípulos, no podemos ser de uno. Hay que regar su obra por todos los ámbitos y mantener el culto martiano”.[5]

Esto ha hecho, en una buena parte de su vida, el doctor Hebert Pérez Concepción que, al decir de otro fervoroso martiano, José Luis de la Tejera Galí, Presidente de Honor de la Filial Provincial de la Sociedad Cultural José Martí, es y será “nuestro martiano mayor”.



[1] Hebert Pérez Concepción: Sobre los Estados Unidos y otros temas martianos, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2015, p. 11.

[2] Hebert Pérez: José Martí y la práctica política norteamericana (1881- 1889), Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1995, p. 13.

[3] Ibídem., p. 14.

[4] Hebert Pérez Concepción: Sobre los Estados Unidos y otros temas martianos, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2015, pp. 11-12.

[5] Carta de Rafael Argilagos a Manuel Isidro Méndez, 18 de mayo de 1940, en Fondo Manuel Isidro Méndez. Archivo de la Biblioteca Provincial “Ciro redondo García” de Artemisa.

cierre
 
PDF Imprimir Sobre el tema El autor Índice

 
La escritura del tiempo. Historia e historiadores en Cuba contemporánea
Sobre los Estados Unidos y otros temas martianos
Director: Félix Julio Alfonso López
Edición: Ana Molina
Diseño: Alejandro de la Torre Chávez
Programación: David Muñoz Compte
Consejo asesor: Roberto Fernández Retamar, Eusebio Leal Spengler, Eduardo Torres-Cuevas, Jorge Ibarra Cuesta, María del Carmen Barcia Zequeira, Raúl Izquierdo Canosa, Sergio Guerra Vilaboy, Fernando Martínez Heredia, Rolando Rodríguez, Ana Cairo, Fernando Rojas, Rolando González Patricio y Felipe Pérez Cruz.
ISSN2075-6046 / RNPS 2223